ALBAOLA

Pasaia (San Pedro)

Patrocinio UNESCO

El ballenero San Juan patrocinado por la UNESCO

El barco más completo

Cuando el equipo de arqueología subacuatica de Parcs Canada descubrió en las costas de Red Bay el pecio de un barco hundido no reparó inmediatamente en el buen estado en el que se encontraba; a medida que eliminaban el barro y la arena que lo cubría se fueron dando cuenta de que se trataba de uno de los pecios del siglo XVI mejor conservado. Un hallazgo de gran importancia; en el siglo XVI no se dibujaban los planos de los barcos por lo que la información existente hasta entonces en construcción naval era muy escasa.

Investigación ejemplar

Conscientes de la importancia del hallazgo, bajo la dirección de Robert Grenier, realizaron una investigación sin precedentes; duró casi 30 años, de los cuales los primeros ocho se dedicaron a la excavación y extracción de las piezas sumergidas. Gracias a ello un barco vasco, el San Juan, ha hecho necesario reescribir la historia de la construcción naval europea.

Construcción de la réplica

Poner en práctica la construcción naval de hace cinco siglos es un gran desafío; los procesos de trabajo, las características y dimensiones de los materiales o el modo de unión de las piezas que no son los habituales en nuestros días. Poner en práctica aquella tecnología supone enfrentarse a los mismos problemas que encontraron aquellos constructores navales; de ese modo podemos también encontrar las mismas soluciones.

Patrocinio de la UNESCO

La calidad del trabajo realizado hasta el momento por tantas personas ha recibido un reconocimiento especial en 2015; la UNESCO ha otorgado su patrocinio al ballenero San Juan. Esto significa que la nao San Juan, cuya construcción se está llevando a cabo en la Factoría Marítima Vasca, es un trabajo del más alto nivel en el ámbito del patrimonio; a partir de ahora, Albaola podrá emplear el logo de la UNESCO que representa la salvaguarda del patrimonio marítimo.

 

En 2001 UNESCO creó la Convención de Patrimonio Marítimo. Desde entonces, este organismo se reúne regularmente; Albaola presentó su propuesta ante la asamblea celebrada en 2014 y, al poco tiempo, la directora general de la UNESCO, Irina Bokova, comunicaba a Albaola por escrito la buena noticia de la acreditación.

Más fotos del proceso de construcción aquí