ALBAOLA

Pasaia (San Pedro)

La Nao San Juan sigue avanzando...

26/9/2014

Tras la quilla, viene el espejo de popa

Tras la puesta de la quilla el pasado 25 de junio, el proceso de construcción del ballenero sigue adelante: el lunes 29 de septiembre se colocó el espejo de popa de la nao San Juan, una de las piezas más importantes de la estructura del galeón. A lo largo del día, el equipo técnico de Albaola, la Factoría Marítima Vasca, se enfrentó a la puesta de una impresionante estructura prefabricada: el espejo de popa. El espejo de popa se une al conjunto quilla/talón de quilla/curva coral por el extremo inferior del codaste, que va embutido entre el talón y la curva coral. Gruesos clavos de 30 centímetros de largo y pernos de más de medio metro aseguran la unión entre las piezas.

Este paso en la construcción tiene una gran importancia; es el elemento prefabricado de mayor tamaño que se instalaba en la construcción de los barcos del siglo XVI. Con cuatro metros de ancho y casi seis de largo, esta estructura debe tener la solidez necesaria para resistir el embate de las olas del Atlántico. El gran madero que la recorre de arriba a abajo es el codaste; más adelante llevará los herrajes que sustentarán el timón.

Albaola y San Sebastián 2016 invitaron a todos los ciudadanos a ser testigos de este hito importante y hacerles partícipes así de todas y cada una de las fases de la construcción de esta obra de arte: la réplica del ballenero vasco San Juan.

 

 

Avance en la construcción naval

 

En tiempos del San Juan era habitual que los barcos tuvieran la popa plana; sin embargo no era así cien años antes, cuando la popa plana supuso una innovación. Hasta mediado el siglo XV la proa y la popa de un barco se hacían de manera similar: las tablas de la proa terminaban en un madero curvo llamado roda, de la misma manera que en popa llegaban hasta el codaste; la diferencia era que el codaste, a diferencia de la roda, era recto.

Al formar una superficie plana en la popa, los constructores navales aunaron dos beneficios: la construcción era más facil, y aumentaba el volumen interior del barco. La popa plana, o de espejo, era una gran ventaja para las naos vascas que debían cruzar el Atlántico transportando grandes cargas.

 

Instalación de la popa de espejo

 

En la época en que se construyó la nao San Juan, los medios empleados para levantar y colocar el espejo de popa en su emplazamiento consistían en cabrias de madera, polipastos formados con poleas y cuerda y el esfuerzo de hombres y bueyes; un gran reto en sí, que no podemos asumir de momento. Nosotros empleamos una grúa moderna. Tratar de imaginar la coordinación de una operación semejante con aquellos medios hace que, una vez más, aumente nuestra admiración por los trabajadores y los técnicos de aquellos tiempos.