ALBAOLA

Pasaia (San Pedro)

La quilla

Ya ha comenzado la construcción de la nao San Juan en la Factoría Marítima Vasca Albaola; la quilla está ya instalada en su ubicación. Es la pieza más larga del casco de cualquier barco, la columna vertebral sobre la cual se sustenta todo el resto de la estructura. En el caso de la nao San Juan la quilla mide 14,20 m; ha sido obtenida de un tronco de haya que pesaba 8 toneladas antes de ser desbastado.

quilla nao san juan museum

La puesta de la quilla es un hito en la construcción de cualquier barco, como lo es también en el caso del San Juan. Ya se han dado pasos importantes en la construcción, pero es ahora cuando el barco empieza a materializarse ante nuestros ojos, a partir de ahora se irá haciendo más fácil imaginar cómo será el proceso de construcción.

Una quilla de forma inusual

De entre todos los rasgos del ballenero San Juan, la quilla es uno de los que más han sorprendido a los expertos. En la mayoría de los casos la quilla es, simplemente, una gran viga de sección rectangular; en cambio, la quilla del San Juan se parece a una canoa excavada en un tronco de árbol. En el centro su sección tiene forma de T, y hacia los extremos va adquiriendo forma de Y. Esa curiosa forma coincide exactamente con las varengas que irán sobre ella; los carpinteros que hace cinco siglos tallaron la quilla del San Juan trabajaron con maestría, demostrando hasta qué punto conocían la forma que debía tener el barco una vez terminado. Según los expertos, este tipo de quilla tan particular era una reminiscencia de la tradición técnica medieval que en aquella época estaba en vías de desaparición.

quilla nao san juan museum

De madera de haya

Otra razón para la extrañeza de los expertos es que, en un barco cuya estructura es exclusivamente de roble, la quilla sea de haya. De hecho, el haya ha sido muy poco empleada en construcción naval dado que, contra lo que sucede con el roble, en condiciones de alternancia entre seco y mojado, se pudre con facilidad. Sin embargo la quilla está permanentemente sumergida tanto exteriormente como en el interior del barco, ya que siempre hay sobre ella un poquito de agua que la bomba de achique no logra sacar. La madera de haya que permanece sumergida se mantiene inalterable, como lo ha demostrado la quilla misma del San Juan original, tras permanecer durante siglos bajo las aguas canadienses.

quilla nao san juan museum

Otros pecios más antiguos de origen vasco tenían también quillas de haya, como el encontrado en el barrio de Urbieta en Gernika, o el barco de Newport, en Gales. Al parecer, la utilización del haya para construir la quilla era una peculiaridad vasca.

quilla nao san juan museum

Más fotos del proceso de construcción aquí