ALBAOLA

Pasaia (Basque Country)

CALUROSO HOMENAJE A MANU IZAGIRRE CON LA PRESENCIA DE ROBERT GRENIER

10/8/2019

Una cincuentena de familiares y amigxs reunidos en la Factoría Marítima Vasca Albaola para dar el último adiós a Manu Izagirre, entre otros Robert Grenier, el director de la expedición subacuática del pecio de la nao San Juan, que había visitado el San Juan por última vez en 2015.

El pasado mes de julio nos dejaba Manu Izagirre. Manu fue Director de Patrimonio de la Diputación Foral de Guipúzcoa. Trabajó en la expedición subacuática del pecio del ballenero San Juan encontrado en las costas de la bahía de Red Bay (Labrador, Canadá) en 1978, junto a Robert Grenier, director de dicha expedición, donde se hicieron grandes amigos. En Euskadi, entre otros muchos proyectos, analizó e investigó otros tres barcos del siglo XVI que fueron hallados en la desembocadura del río Oria. Manu era amante y seguidor del proyecto de la reconstrucción del San Juan, donde era además voluntario.

La Asociación Albaola ha querido rendirle homenaje junto a sus familiares, amistades y compañerxs de trabajo por su trayectoria unida al patrimonio marítimo vasco junto a estructura creciente de la construcción del San Juan. En este contexto, a las 18:00 horas de ayer viernes 9 de agosto, el presidente de Albaola, Xabier Agote, que había conocido a Manu hacía 30 años en el contexto del patrimonio, abría el homenaje con unas palabras; “queríamos hacer este homenaje porque además de ser un apasionado del patrimonio guipuzcoano le debemos por un lado grandes proyectos de restauración, de puesta en valor, cantidad de elementos patrimoniales importantes que sin Manu no abrían existido”. Ha querido remarcar que Manu destacaba sobre los demás, que tenía un don especial y que hizo una gran aportación en el patrimonio y a la investigación del San Juan. Su intervención acababa diciendo lo siguiente: “Albaola ya le echa de menos”

A continuación, Pierre Grenier, hijo de su gran amigo y excompañero de trabajo recién llegado de Canadá Robert Grenier y ahijado de Manu, le ha dedicado unas palabras en nombre suyo y de su padre. Ha recordado como se conocieron en Red Bay en la búsqueda del pecio de la nao San Juan “Manu era buceador y formaba parte de un grupo de arqueólogo”, también ha recordado el gran cambio que supuso para Manu bucear en las frías aguas de Red Bay, lo persistente que fue y los dibujos que realizó de los restos hallados, gracias a los cuales se ha podido construir en la Factoría una réplica del galeón. Finalizaba diciendo que “además de ser un colaborador grandioso también se convirtió en un compañero y amigo extraordinario” y “que será extrañado por la familia que le debe mucho”.

Como colofón, Miren Egaña, amiga de Manu desde la infancia, ha querido homenajearle recordándolo como una persona curiosa. Miren ha contado anécdotas e historias de cuando salían del colegio y Manu se quedaba mirando los gabarrones, algo que ya indicaba el camino de Manu mirando al mar.

Tras las calurosas palabras de los asistentes, en un ambiente más íntimo y familiar se han seguido compartiendo anécdotas e historias vividas junto a Manu al lado de la construcción del San Juan a la que tanto ha aportado.

EZ ADIORIK MANU!